LIBROS CON PAGINA PROPIA

LIBROS CON PAGINA PROPIA
Estos libros tienen página propia. Haz click en el título que te inerese en la barra encima de esta imagen de conjunto

Ilustración de Francisco Meléndez para "Los cuentos del mago y el mago del cuento"

mi otro blog en castellano

cuentosdelmagodelcuento.blogspot.com


es mi segunda página web en castellano. Los cuentos del mago y el mago del cuento es el primer libro que publiqué en España (en 1995) y marca una etapa completamente nueva de mi trabajo literario que comenzó en 1987 con la redacción del cuento "El paraguas amarillo", incluido desde la versión brasileña de 1991 de este libro... que sirvió de caldo de cultivo a algunos de mis mejores libros e incluye un pequeño ensayito sobre mi concepto de literatura infantil. Quedan ustedes cordialmente invitados...

pour mes amis français, j'ai créé une autre page
http://auteurjeunessedecuba.blogspot.com/

Google+ Followers

17/7/17

Madrid: Feria del Libro y otros placeres


Estuve en España del 10 al 15 de junio con motivo de recibir, en la castellanísima ciudad de Soria, el Premio Avelino Hernández de Novela Juvenil… que me fuera anunciado, como auténtico regalo de Reyes, el 7 de enero pasado. La premiación estaba prevista a mediados de febrero, pero yo me encontraba en Cuba, participando en la Feria Internacional del Libro de La Habana y en las de Cienfuegos y Santa Clara, mi estancia se prolongó hasta mediados de abril. Finalmente acordamos aprovechar mi paso por la Feria del Libro de Madrid, ya en junio, y una vez comenzado el proceso de edición del libro premiado (por Premium Editorial, que lo imprime en julio) para realizar la entrega oficial.
40ºC al sol
(bueno, a la sombra solo 38'


Llegué a Madrid el sábado a mediodía y me fui directamente a la Feria del Libro. La gerente de la editorial Kalandraka, mi excelente amiga Belén Sáez, me indicó cómo llegar al hotel, estratégicamente situado a mitad de camino entre el Parque del Retiro (sede histórica de la septuagenaria feria) y el espacio Kalandraka (calle Santa María nº16, en pleno Barrio de las Letras) que invito a todos los amantes de los libros bellos e inteligentes a visitar.  Quienes han viajado a España saben que allá se almuerza tarde (ellos llaman a eso la “comida”, y a la de la noche –quizás porque también es tarde- cena). Con los calores que estaban haciendo (38ºC a la sombra) el cierre entre 3 y 5 de la tarde era más que oportuno y por eso, después de dejar mis cosas en el hotel y de una microsiesta de 30 minutos, para recuperarme de mi levantada a las cinco de la mañana, me fui a almorzar sin salir del barrio.

el famoso Barrio de las Letras
¿qué otra ciudad en el mundo tiene uno llamado así?

Volví a la feria pasadas las 6, cuando el solazo comenzaba a dar una tregua y el público era más numeroso (probablemente el más numeroso de toda la feria, pues era su penúltimo día).
Mal conseguí acercarme a los mostradores de las casetas donde, más que comprar, me interesaba observar la oferta de literatura infantil, a fin de orientarme un poco sobre los rumbos de la edición actual. No fue posible esto último, no tanto porque había demasiada gente (en algunas casetas, en definitiva, no), sino porque en realidad una feria popular como la de Madrid no te permite informarte sobre la identidad de una editorial o sobre la actualidad de su catálogo, como si ocurriría en una feria de negocios como Liber (que nunca he visitado), Frankfurt (que tampoco) o Bolonia (estuve en 2005 y me fue muy útil) o París (que he visitado muy frecuentmente) y Montreuil (la especializada en literatura infantil y juvenil de Francia). Lo que mostraban las casetas de las editoriales era sobre todo libros de fácil venta: mucho colorín, mucha serie, algún título clásico, y sobre todo sus best-sellers.
O sea, lo que menos me interesaba. Porque si bien es cierto que yo quería averiguar qué buscan hoy los editores peninsulares (Portugal, que también queda en la Ibérica, era el invitado de la feria; pero no conseguí ver muestra ordenada de su producción), no me interesa demasiado ver qué buscan en materia de libros facilongos, porque esos yo no sé escribirlos. Me interesaban, por ejemplo, los premios SM, Edelvives, Edebé y Anaya, y solo encontré un par de ellos (me fue mejor en una librería de Soria), y de los varios títulos que traía anotados (recomendaciones de revistas que no creo fueran muy viejas, no hallé ninguno (al día siguiente me dirían en la reputada  Casa del Libro, en la Gran Vía) que esos cuatro títulos están simplemente descatalogados (demasiado buenos, aparentemente, para seguir a la venta).

El domingo estuve firmando en la caseta de Kalandraka, de 11 a 3 de la tarde (hora en que ayudé a cerrar y nos fuimos a almorzar a la Cruz Blanca (un excelente restaurante sobre una de las calles que rodean el Parque Retiro por el norte). Firmé una veintena de ejemplares de “Gatito y las vacaciones” y “Gatito y la nieve” (el primer libro de la serie está actualmente agotado), lo que está muy bien teniendo en cuenta que no se trata de libros nuevos. Visité al editor de mi novela recién premiada, que prepara la publicación de "La Isla de las Alucinaciones" para presentarla en agosto en la Feria del Libro de Soria.

Premium Editorial solo lleva cinco años en el mercado y se ha venido especializando en narrativa de terror, ciencia-ficción y en premios sobre todo de Andalucía. Pero tienen ambiciosos programas en materia de literatura juvenil. A veces más vale ser cabeza de ratón que cola de león, y ellos consideran un honor tener en su catálogo autor con mi trayectoria de más de 30 libros editados en 12 países y en hasta 10 lenguas (cosa que no parece impresionar a nadie en Cuba… por aquello de que “nadie es profeta en su…”) y con 40 años de vida literaria pública.

En compañía de Jesús Moracho
editor de "La Isla de las Alucinaciones"
en la caseta de la editorial Premium

La feria me impresionó menos que en otras ocasiones. Aunque había muchos expositores y muchos libros, no logré ver editoriales que me interesaban (las que no pueden o no consideran útil pagarse una caseta aparte, se asocian a otra editorial o depositan libros en una de las numerosas librerías presentes en la feria (con la ventaja para el público de presentar un fondo más variado). Noté, como ya dije, un predominio de libros muy comerciales que volvían invisibles los de mejor calidad, premios incluidos. Los primeros estaban horizontales, en el mostrador y los otros, si acaso, de canto en los estantes del fondo, fuera del alcance de los visitantes.

Quiero creer que es por eso que -fuera de los que firmé en la caseta de Kalandraka- en la feria no vi más que uno de los seis o siete que me quedan en el mercado español. Resultó ser “Los cuentos del mago y el mago del cuento”, que data de 1995 y es el más antiguo de mis libros europeos. Es que Ediciones de la Torre no vende mucho, pero es muy fiel a su catálogo. No obstante, hace un par de años solo firmé un par de ejemplares en las dos horas que estuve con ellos, así que este año ni evocamos la posibilidad de sentarme a afrontar el público… que pasa.

curiosamente, fue mi primer libro español, Los cuentos del mago y el mago del cuento (Ediciones de la Torre, 1995)
fue el único de los míos que vi en la Feria, aparte de mis últimos títulos, editados por Kalandraka


La verdad es que organicé mal mi viaje. Solo caminando por la feria me dije que podía haber gestionado entrevistas con algunos de mis editores, aunque probablemente la fecha no era la más fácil para obtenerlas, y tampoco esperaba mucho de esos eventuales contactos pues no tengo nada que ofrecerles que ya no les haya enviado por correo electrónico. Para conseguir más publicaciones en España, parece que la única solución es aceptar las reglas de juego: ponerme a escribir con los temas y formas (ligeras) que se estilan, y resignarme a la idea de que cada libro solo vivirá unos pocos años. Es extraño porque los catálogos no renuncian a grandes valores del siglo pasado (me refiero al xx, claro) que no serían referencia de haber aparecido en las condiciones que el mercado editorial impone actualmente.

La Feria del libro de Madrid ha cumplido 76 años y se desarrolla en una de las más anchas alamedas del inmenso y bello Parque de Retiro, situado en el centro de Madrid, cerca de sitios os como la calle de Alcalá, la fuente de Cibeles, el Museo del Prado y la Estación de trenes de Atocha. Las editoriales, librerías y otras instituciones que exponen y venden, están instaladas en casetas alineadas a ambos lados de una ancha alameda sombreada por inmensos plátanos. Incluso cuando hay mucho público, algunos paseantes habituales pasan en patines, haciendo jogging o con un cochecito o un perro. Si no, los no lectores circulan por los amplios senderos que acompañan la alameda tras la hilera de casetas y de copudos árboles. La sombra que arrojan esos árboles es bienvenida cuando hace tanto calor como este año. Hubo momentos en la tarde en que la temperatura andaba cerca de los 40ºC. Mi hotel estaba a unos 15 minutos a pie. Eso no impidió que caminara mucho durante mis cuatro días madrileños. Como a veces no tuve tiempo, o ganas de comer, y debo haber sudado bastante, al regresar a París había perdido más de un kilogramo. 

en prixmarck, nuevo templo del consumo en la Gran Vía
El lunes aproveché para hacer algunas compras pues España es mucho más barata que Francia. También eran cosas que me hacían falta, como un pantalón para acompañar la chaqueta color antracita que me puse para recibir el premio, un par de zapatillas adecuadas al terrible calor que me estaba reventando los pies) y una camisa más fresca que las que había traído. Y por supuesto, algunos libros. Me sobró tiempo para visitar el Real Jardín Botánico, que está en un anexo del Parque del Retiro, allí donde se mudó de su emplazamiento original a orillas del Manzanares, por orden de Carlos III, en 1781. Tantas veces que he estado en Madrid y nunca había visitado este hermoso lugar y fascinante institución botánica. Aunque no me alcanzaron las dos horas para verlo todo y he de regresar, pude apreciar no pocas curiosidades, sobre todo en el invernadero rico en cactus, palmeras, helechos, orquídeas y otras plantas tropicales o exóticas. En realidad lo que me trajo fue una exposición de fotos de Cuba (1964 y 2015) del fotógrafo norteamericano Elliott Erwitt que un cartel anunciante puso a mi vista desde la primera vez que salí del Parque Retiro hacia mi hotel.

Soria





El martes, a las 8 de la mañana debía coger el autocar para Soria. Me levanté a las seis y a las 7:15 ya estaba en camino. Pero mi memoria me jugó una mala pasada y me bajé en la Plaza Colón, donde hace 15 años estaba la terminal de autobuses y no en su sitio actual. De los cuatro preguntados, dos eran extranjeros y los otros no tenían ni idea de dónde estaba la actual estación; hasta que yo mismo mencioné de Avenida de América y un amable señor me recomendó el ómnibus 27 (el mismo que yo había abandonado erróneamente unos minutos antes). El chófer prometió avisarme dónde bajar, pero si no estoy atento… Todavía tuve que coger allí el metro; era solo una estación, pero eso suponía un buen kilómetro y ya estaba atrasado. Mirando todo el tiempo la hora, en que los minutos corrían más rápido que yo por los interminables pasillos y escaleras que caracterizan el metro de Madrid, llegué a la estación de autobuses casi a la hora de partida del mío. Y no me iban a dejar subir sin el billete… que vendían en una taquilla con lenta cola. Compré el boleto en una máquina, pero igual cuando llegué al andén ya habían pasado sus buenos 10 minutos. Perdí dos horas y media sentado en el feo sótano de la estación. Al llamar a Soria me dijeron que no era grave. La prensa, por lo menos, no faltó a la cita y apenas entrar al ayuntamiento una docena reporteros comenzó a ametrallarme con sus flashes. Al entrar en la sala de actos encendieron cámaras y grabadoras y me hicieron las previsibles preguntas sobre el premio, mi obra, mi presencia en Soria… y sobre la situación en Cuba.

palacio de los Condes de Gómara, fabuloso edificio renacentista
quizás el más bello de Soria

Soria es una ciudad pequeña, de solo 35 mil habitantes.  La zona estaba poblada antes de la ocupación romana y desempeñó un rol importante en la conquista y unificación de España. Se encuentra a solo cinco kilómetros de Numancia, famosa ciudad celtíbera que se inmoló con tal de no caer en manos del invasor… por lo que inspiró a Fidel Castro en los días funestos en que lanzó el Período Especial, tras quedarse sin “campo socialista”. Se conservan solo unas piedras de la antiquísma aldea arévaca;  pero Soria es rica en iglesias, partes de edificios y fragmentos de murallas medievales, y posee un abundante y bello patrimonio de los siglos XVII-XVIII. Recorrí buena parte de la ciudad y algunos de sus monumentos. Fue en una librería situada en la plaza San Blas y El Rosel (Sic.) que completé la bibliografía que traje de esta primera estancia española desde 2015.  Hay allí huellas diversas de Antonio Machado y Gerardo Diego, que allí fueron profesores. Gustavo Adolfo Bécquer y Machado vivieron aventuras sentimentales que nutrieron varias de sus respectivas obras  y, en el último dejó incluso en un hermoso cementerio el cuerpo de su primera esposa. 

Antonio Machado está muy presente en Soria

El premio

De mi conversación con los miembros del jurado que pude conocer, saqué en claro que mi novela fue leída atentamente y que les causó excelente impresión, tanto por su trama y personajes como por su prosa que no tiene esos alardes poéticos o coloquiales que tanto gustan a mis compatriotas, pero sí fue definida como muy precisa y cuidada. No oculté a la prensa ni a los jurados que ese libro ya llevaba sus añitos esperando una oportunidad. Con toda sinceridad puedo afirmar que quienes se equivocaron fueron los que antes no premiaron y/o decidieron publicar “La Isla de las Alucinaciones”.


El premio Avelino Hernández de Novela Juvenil se convocó en 2016 por quinta vez, habiéndolo ganado en sus cuatro ediciones anteriores los escritores españoles Rafael Alcalde con “Cuatro en París” (2013), Juana Cortes con “Sonrisas” (2011), Kiko Reinoso con “Los buscadores de lluvia” (2009) y César Ibáñez con “La cueva de los 10 acertijos” (2008). Solo dos de los autores me resultaban conocido, pero todavía no he podido leer ninguno de los libros premiados pues la editorial Everest que tradicionalmente publicó los premios Ayelino Hernández desapareció a fines de 2015 (pese a sus 40 años de andadura y un excelente catálogo resultó una víctima más de la crisis económica y editorial española desatada en 2008 por la crisis financiera de las surprimes). En todo caso soy uno de los raros escritores latinoamericanos no residentes en España que ha recibido allí recientemente un premio de este rango… aunque curiosamente la que me precedió cuenta las aventuras de unos chicos españoles en París, la ciudad donde vivo.


En su nota de prensa, la entidad convocante precisa:

proyecto de tapa
la novela será presentada en agosto
en la feria del libro de Soria
El jurado, presidido por el escritor y ganador de la primera edición del certamen César Ibáñez París, e integrado por el también escritor Andrés Martín, el crítico literario y librero César Millán, la profesora y autora Susana Gómez Redondo, la periodista Sonia Almoguera y el concejal de Cultura en el Consistorio, Jesús Bárez, ha elegido la obra por su brillante apuesta por la aventura y la cotidianeidad en una historia que tiende puentes entre España y Cuba con constantes guiños a las variedades idiomáticas de ambos países. También destacó el jurado el amplio abanico de edades que abarca la novela. 

“La Isla de las Alucinaciones” narra la historia de una adolescente española y sus cinco amigos cubanos, que se ven envueltos en una aventuras en torno a una misteriosa isla, históricamente ligada al tráfico de braceros chinos con los que se intentó sustituir la mano de obra esclava en la segunda mitad del siglo xix. La trama, situada en la época actual, aborda la cuestión del tráfico de drogas entre el norte y el sur de América, y la corrupción de policías y militares.



 

De regreso a Madrid, me encontré con mi colega y amiga Paloma Sánchez Ibarzábal, con quien descubrí el Espacio Kalandraka, mangífico centro de exposición, venta y promoción del trabajo de esa editorial, quizás la más distinguida de cuantas en España se especializan en álbumes y libros ilustrados. 


con Belén Sáez en el Espacio Kalandraka

Con mi amiga y colega
Paloma Sánchez Ibarzábal en el Espacio Kalandraka



Al día siguiente, antes de correr al aeropuerto, pasé por Bodegas Rosell, un restaurante de tienda de bebidas y licores que mi herman Eunice me recomendó (no había abierto todavía, así que queda para el próximo viaje comer allí… y ver si realmente tienen algún vino que lleve mi apellido) 






... y seguí rumbo al Museo del Prado que, al organizar Madrid la Fiesta Mundial del Orgullo Gay este año, había compuesto un itinerario especial dentro su colección permanente titulada “La mirada del otro: Escenarios para la diferencia” con cuadros y esculturas que reflejaban la cuestión de la homosexualidad masculina o femenina o informaban sobre los problemas que sus protagonistas o creadores tuvieron en vida por sus inclinaciones sexuales. Fue el caso del emperador Adriano y su amante Antínoo, de los pintores Alejandro Da Vinci, Rafael, Cornelis van Haarlem, Caravaggio, Botticelli, Rubens, Rosa Bonheur y otros. Aproveché para ver de nuevo (colecciones de la importancia del Prado o el Louvre nunca se agotan) varios Goya, el Greco, Velázquez… y Fortuny (pintor  que tanto gustara a Martí) y otros de los muchos artistas plásticos anteriores al siglo XX que atesora el Prado.



Mi regreso a París fue otro stress. Las compañías de aviación discount (bajo precio permite  disimular el exacto sentido de barato) te mandan mucha información para que gastes más en detalles superfluos como reservación de asiento, facturación de equipaje adicional, checking anticipado, reserva de hotel y auto…  pero no se ocupan de darte información indispensable como la terminal del inmenso aeropuerto de Madrid de donde sale tu avión. Tuve además la mala idea de regresar al aeropuerto en un tren de cercanías (merece divulgación lo confuso de sus trayectos) y después de trabajosamente identificar mi terminal de salida tuve que circular por lo menos 15 minutos en el ómnibus interno que va de la terminal 4 a la 2 (ambas enormes), pero no en orden. Cuando llegué a mi puerta de embarque me dijeron que el avión estaba lleno y que mi maleta de mano tendría que ir en la panza del avión, como la otra que había despachado antes. Lo mismo me lo habían hecho en mi viaje a Cuba y en el viaje desde París: parece ser una nueva costumbre de las compañías de aviación, discount o no: calculan mal la capacidad para absorber equipaje en cabina (el otro te lo hacen pagar aparte, las discount) y luego te salen con que no hay lugar. Sí había lugar, así que hice bien en no dejar a la entrada del avión, para que la mandaran a la panza del aparato, mi maleta pequeña.



Al llegar a París tuve la impresión de haber pasado mucho más tiempo qu

e seis días incompletos en España. No solo por lo variado y agitado de mi viaje sino porque me esperaban tenía montones que cosas… todas urgentes, como de costumbre.

Joel Franz Rosell
París, 7/7/17



No hay comentarios:

la primera máquina que utilicé: sala Juvenil de la Biblioteca Marti. Santa Clara, Cuba (foto de 1993

Comencé a escribir a mano, claro. Primero con lápiz (usaba los de dibujo, de mina muy dura, para no tener que estar sacando punta continuamente; así comencé a gastarme la vista y a los 15 años ya usaba gafas -"espejuelos" decimos en Cuba- de aumento). Luego pasé a los por entonces escasos bolígrafos. Cuando a mediados de los años 1970 quise comenzar a compartir mis escritos con los colegas de taller de escritura o presentarlos a premios literarios, comencé por acudir a alguna colega o amiga mecanógrafa. Una bibliotecaria de Sala Juvenil de la Biblioteca Provincial de Santa Clara tecleó mi primera novela (que ilustré... a mano, claro) y mandé al Premio UNEAC 1977. Pero mis obras eran largas y ella tenía mucho trabajo. Así comencé a teclear yo mismo en la Underwood de la foto: una máquina prehistórica, pero muy bien cuidada y de tipos redondos.
Fue al año siguiente que un amigo mexicano que partía de vacaciones, me dejó su moderna máquina portátil. En ella aprendí a teclear según las reglas del arte y mecanografié mi segunda novela, por primera vez de la primera a la última letra.
De mis máquinas posteriores no guardé ni el recuerdo de una foto, y tampoco de la máquina electrónica que utilicé durante mi estancia en Brasil '1989-1991) ni de mi primer ordenador, un Compaq portable que me acompañó 8 años. Pero esta ya es otra historia, porque en él comencé a escribir directamente sobre un teclado; abandonando para siempre la versión manuscrita previa y el enojoso mecanografiado ulterior
Lo dicho; esa es otra historia.

LA QUINTAESENCIA DE LA PACOTILLA

(Ideas que andan por ahí revoloteando y se le enredan a uno en el pelo)


Yo si no sueño, me aburro de noche. Solo duermo porque sé que voy a soñar mucho. Y cuando acabo un sueño me despierto. Yo duermo para soñar.

Algunos proyectos que fracasan faltos de medios, y es una pena. Hay proyectos que fracasan faltos de fines, y es una suerte.


Andersen escogió contar la historia de un pequeño cisne
abandonado entre patos. Pero ¿cuál es la otra mitad de la historia? La madre cisne, ¿era una joven alocada que abandonó a su hijo? ¿o murió en el “parto” de aquel huevo? ¿O acaso sacrificó abnegadamente su vida por salvar la de su hijo, como la mamá de Harry Potter? Y si se trata de un error en el hospital materno, ¿qué ocurrió con el Cisnecito Feo...?

“Lo mío es un árbol geniológico”, dijo el Genio

Dios cró al hombre... y murió de parto.

Dios castigó tan duramente al hombre constructor de la torre de Babel, que le quitó las ganas de conquistar el cielo. Desde entonces no hacemos más que buscar el infierno. ¿Por qué ese brutal castigo? ¿Amenazaba el hombre de entonces la paz del cielo o simplemente Dios tuvo miedo a compartir su poder? ¿Quién es entonces el culpable de la maldad del hombre?

No tengo nada contra la desmitificación, salvo cuando el
desmitificador tiene menos talento que el autor del mito… y es,
desgraciadamente, lo que ocurre más a menudo.

Mientras más aislados, solitarios e individualistas más necesitamos de hábitos gregarios: compartir los mismos eventos deportivos, los mismos programas de tv, las mismas ropas… Las marcas son nuestra nueva tribu. Ya no podemos abarcar la comunidad a la que pertenecemos entr el resplandor de la hoguera, ahora la tribu la delimita la comunidad de consumo. Dentro de la enorme diversidad de la web, nos unifican los portales compartidos. La tele le gana al libro porque menos ubicuo, y el best seller sustituye a la obra original por lo mismo.

{ El vecino siempre tiene la barba más larga y menos quijada}

Era tan bello aquel texto, que había que ponerse de pie para leerlo

Todo el mundo puede apreciar el brillo del diamante, pero pocos y sabios son los que se regocijan con los íntimos destellos del carbón.

El hombre ha buscado –otrora más intensamente- el Paraíso
terrenal. Incluso la búsqueda de vida extraterrestre va, en el fondo, en la misma dirección. Un día los hombres de ciencia nos dirán lo que no hemos querido saber: el Paraíso estaba aquí mismo, en la época en que el Hombre aún carecía de fuerzas para destruir a sus semejantes y a su medio. Ese Paraíso lo hemos convertido en Infierno: un infierno con espacios o momentos de Purgatorio.

Los peces no mueren, naufragan.

Hay victorias pírricas, pero también derrotas pírricas e incluso empates pírricos.

Tengo músculos de payaso






PRIMER ESCRITOR QUE VISITA LA ESCUELA FRANCESA DE LA HABANA

PRIMER ESCRITOR QUE VISITA LA ESCUELA FRANCESA DE LA HABANA
los pequeños de CP examinan mis libros La canción del castillo de arena y La bruja Pelandruja está malucha

El 17 de febrero pasado visité la Escuela Francesa de La Habana. Es quizás uno de los más pequeños establecimientos educativos franceses en el extranjero, pues solo hay un grupo por cada nivel de enseñanza primaria y los estudiantes secundarios siguen básicamente “cursos a distancia”. No obstante, la escuela francesa de la capital cubana tienen creciente demanda y prevé la próxima construcción de un nuevo edificio y la ampliación de oferta educativa.

Apenas entrar me sentí en un colegio francés: los juegos instados en el patio, los muebles, los mapas y dibujos en las pareces, el aspecto general de la biblioteca... todo era idéntico a las numerosas escuelas que he visitado en Francia. Pero los grandes árboles que sombreaban el patio y el propio sol así mantenido a distancia, el cielo azul, los olores... todo ratificaba que me hallaba bien en Cuba.

La bibliotecaria, los maestros y el director me recibieron con entusiasmo y, para mi sorpresa, me revelaron que yo era el primer escritor que visitaba la escuela. Sé que soy el único escritor infantil cubano que ha publicado varios libros en Francia, pero contaba con que alguno de los numerosos franceses que aman y vistan Cuba fueran escritores para chicos y se hubiesen dado un salto a un colegio donde niños franceses y de otras muchas nacionalidades (varios con un progenitor cubano y el otro extranjero) estudian en la lengua de Molière (o Perrault, Julio Verne, Pierre Gripari... para aludir a autores consagrados por la infancia).

Incluso pude esperar que en país donde la literatura infantil fue casi inaugurada por el gran José Marti (para no hablar de grandes autores contemporáneos como Dora Alonso, Onelio Jorge Cardoso o David Chericián) algún colega, incluso no traducido al francés, hubiese presentado allí alguna obra.

El caso es que me sentí más escritor francés y cubano que nunca. Bajo el criollísimo sombrero de yarey siempre es posible llevar también la famosa boina francesa... aunque lo cierto es que he publicado más libros (siete) en Francia que en Cuba (cinco), y eso que cuando abandoné mi país natal a los 34 años ya tenía muy definida mi carrera literaria. De hecho, ingresé en la cultura francesa mucho antes que en su territorio (1994) y actualmente leo, pienso y sueño habitualmente en francés; aunque sigo escribiendo la mayoría de mis textos en español... y no solo los que hablan de Cuba.

De estas y otras cosas, relacionadas con mi trabajo de escritor e ilustrador, y con mi vida un tanto nómada, hablé el 17 de febrero pasado con unos encantados y sobre todo encantadores niños de la École Française de La Habana. Solo pude dejarlos tras prometerles volver con mis nuevos libros (por ejemplo ese Petit Chat Noir a peur du soir que ya estaba circulando en Francia y que yo solo descubriría a mi regreso, una semana más tarde). También prometí, a los chicos y a sus educadores, consagrarles más tiempo la próxima vez; un taller de escritura, tal vez.

Mientras tanto, ojalá que algún otro escritor cubano publique en Francia o que algún escritor francés sea traducido en Cuba, o cualquier otra variante permita un mayor acercamiento entre ambos países a través de sus respectivas literaturas y lenguas. Al fin y al cabo, Francia y Cuba ya se encontraron en “La Edad de Oro” el gran clásico para niños de José Martí: en esa obra insigne no solo figuran dos cuentos traducidos del francés Edouard de Laboulaye, sino numerosas ilustraciones de otro galo, célebre en el siglo XIX: Adrien Marie... quien inspiró algunas de las bellas páginas escritas por el cubano para su revista (pero esto es tema para otro momento).